Blogging tips

viernes, 15 de marzo de 2013

- RECETA: cómo hacer GHEE, el oro líquido -


        El GHEE es mantequilla clarificada. Es un alimento muy utilizado en la cocina ayurveda.

En medicina se utiliza ghee medicado, normalmente con hierbas y plantas.

Es un alimento que nutre ojas, el cuerpo y la mente, no aumenta el nivel de colesterol (siempre que no abusemos en exceso) y ayuda a aumentar Agni.

Es muy bueno para calmar Vata y Pitta,  Kapha puede tomarlo moderadamente.

Es sátvica y no tiene lactosa. Es muy recomendable tomar una cucharada de ghee al día.

Está indicado también para mujeres embarazadas, que den el pecho y para los niños.

Lo más importante es utilizar mantequilla de máxima calidad y ecológica.



Necesitaremos:

  • Mantequilla ecológica
  • un cazo 
  • una cuchara de madera
  • un bote de cristal
  • una gasa y una goma elástica, también se puede utilizar una tela fina, un filtro de café o algo similar

Preparación:

  • Ponemos la mantequilla en el cazo, lo ponemos al fuego, vamos removiendo hasta que se deshaga totalmente. 
  • A fuego bajito y removiendo frecuentemente, dejamos que la mantequilla vaya hirviendo. Es importante estar presente en todo el proceso. y remover muy a menudo. Hay que preparar el ghee  cuando estemos contentos y tengamos una actitud positiva, nunca cuando estemos enfadados o tristes. Prepararlo con mucho amor.
  • El tiempo de cocción depende de la cantidad de mantequilla. Aproximadamente una barra tarda unos 15 minutos, cuatro barras una hora. 
  • Se forman unas bolitas blancas que precipitan. Bajamos el fuego al mínimo. Justo cuando esas bolitas se vuelven marrones el ghee está listo. Pero antes de retirarlo del fuego hay que hacer una prueba para saber que se ha evaporado toda el agua: en una velita o en el fuego del fogón vertemos con una cucharita una gota de ghee en la llama. Si chisporrotea aún no está listo. Hay que tener cuidado y estar atentos porque el ghee se quema fácilmente. Es mejor hacerlo a fuego bajo, sobretodo al principio, y tardar un poquito más pero que no se queme.
  • Una vez que el ghee está listo ponemos la gasa con la goma en la boca del tarro y vertemos el contenido del cazo. La gasa nos sirve de filtro. 
  • Antes de cerrar el bote lo dejamos enfriar. Se solidificará. El ghee no se guarda en la nevera, sino en un sitio oscuro y fresco, como un armario o alacena. Aunque si hace mucho calor y no se solidifica por sí solo lo podemos guardar un ratito en la nevera.
  • Debe consumirse en los meses siguientes. El ghee de un año no se debe comer. Pero es bueno para utilizarlo de manera tópica, por ejemplo en caso de quemadura en la piel (siempre que no haya herida abierta o sangre) es muy efectivo, evitará la aparición de ampollas y curará la quemadura muy rápidamente.
  • Recomendación: si utilizamos un cazo con fondo o interior blanco nos será mucho más fácil apreciar los cambios y las bolitas.

¡Desprende un aroma maravilloso!

¡Qué lo disfrutéis!